TENDINITIS ROTULIANA

La Tendinitis Rotuliana es una lesión del tendón rotuliano muy típica en corredores, pero no exclusiva. Desde El Que Pierde Gana, te contamos más al respecto, a cargo del Licenciado Jorge Medina.

También se la conoce como rodilla del saltador”o rodilla del futbolista” y suele aparecer además en deportistas que realizan saltos o lanzamientos, baloncesto o halterofilia, entre otros. De este tema realmente importante, nos habla el Lic. Jorge Medina, profesional del Centro Integral de la Salud.
Es posible que en el momento de producirse la lesión el propio atleta no se dé cuenta, pero si vuelve a entrenar antes de que se haya curado puede derivar en inflamación y convertirse en una lesión que se alarga con el tiempo.
SÍNTOMAS Y PREVENCIÓN
La tendinitis rotuliana se puede detectar por notar un dolor agudo en el tendón (cara anterior de la rodilla) durante el ejercicio, sobre todo al doblar la rodilla, y rigidez después de la actividad. En ocasiones el dolor incluso puede perdurar aunque no se esté practicando ejercicio.
La prevención pasa por una correcta musculatura del cuádriceps, por la que habrá que ejercitarlo. Hay que evitar el sobre entrenamiento, vigilar los entrenamientos más exigentes si no estás acostumbrado a escaleras, subidas. La superficie y el calzado también influyen, intenta correr con unos calzados adecuados.
TRATAMIENTO
Puedes enfriar con hielo y aplicar masajes de hielo en el tendón. Es importante descansar hasta que remita el dolor y el médico suele prescribir antiinflamatorios.
Los casos más avanzados pasan por ejercicios de fisioterapia, inmovilizar con yeso en la fase aguda o, en los casos crónicos, recurrir a la cirugía para extirpar la parte rota del tendón, en los cuales la recuperación suele rondar las cinco semanas.