Tratamiento en caso de anemia

El tratamiento puede incluir tomar suplementos de hierro y comer alimentos ricos en hierro. Los suplementos de hierro (casi siempre sulfato ferroso) acumulan las reservas de hierro en el organismo.

La mayoría de las veces, su proveedor medirá el nivel de hierro antes de que usted empiece a tomar suplementos.
Si usted no puede tolerar el hierro por vía oral, posiblemente deba recibirlo a través de una vena (por vía intravenosa) o por medio de una inyección intramuscular. Las mujeres embarazadas y lactantes necesitarán tomar hierro adicional, debido a que a menudo no pueden obtener la cantidad suficiente de su alimentación normal.
El hematocrito debe normalizarse después de 2 meses de terapia con hierro. Usted deberá seguir tomando hierro por otros 6 a 12 meses para reponer las reservas corporales de este elemento en la médula ósea.
Los alimentos ricos en hierro incluyen: Pollo y pavo, Lentejas, guisantes y frijoles secos, Pescado, Carnes (el hígado es la fuente más alta), Mantequilla de maní, Semillas de soya, Pan integral.
Otras fuentes incluyen: Avena, Uvas pasas, ciruelas pasas y albaricoques, Espinaca, col rizada y otras verduras.
Expectativas (pronóstico)
Con tratamiento, el desenlace clínico probablemente sea bueno, pero eso dependerá de la causa.
Prevención
Una alimentación equilibrada debe incluir suficiente hierro. Las carnes rojas, el hígado y la yema de huevo son fuentes ricas en este elemento. La harina, el pan y algunos cereales están fortificados con hierro. Si su proveedor lo recomienda, tome suplementos de hierro si no está recibiendo suficiente cantidad de hierro en la alimentación.